Fitovacunas: Protegen la sanidad e inocuidad de tu cultivo.

El tratamiento con fitovacunas persigue dos propósitos, aumentar el vigor de las plantas e incrementar su tolerancia a las distintas enfermedades que puedan aquejarla; el objetivo final como práctica aplicable a la agricultura moderna es mejorar los parámetros de rendimiento y calidad de los cultivos. Hemos observado que las fitovacunas eficientemente fortalecen y vigorizan todos los tejidos de la planta independientemente de la vía por la cual sean tomadas, y que esos tejidos fortificados presentan una mayor resistencia a los patógenos.


La activación de mecanismos defensivos permite que después del tratamiento con fitovacunas las plantas expresen una mayor tolerancia a factores ambientales externos, incluido el ataque de patógenos.
Cuauhtémoc, Chih., a la derecha cultivo tratado con tres aplicaciones de fitovacunas vía riego.

Las fitovacunas no solo protegen eficientemente a los cultivos tratados contra diversas enfermedades (por lo que pueden ser incluidos en un manejo integrado), también tienen un marcado efecto vigorizante de manera que son capaces de incrementar el porte, grosor de tallo, lamina foliar y masa radicular de plántulas en vivero, mejorar el establecimiento postrasplante, y fortalecer todos los tejidos de las plantas tratadas aumentando su potencial de crecimiento vegetativo y de rendimiento final de cosecha, así como la calidad de la misma.


En aplicaciones tempranas, a inicio de ciclo, el efecto de vigorización de las fitovacunas se manifiesta de manera más contundente en el desarrollo de las raíces.
Tepatitlán, Jal., a la izquierda planta tratada con fitovacunas en etapa V4, foto tomada 70 días después.

El reforzamiento de estructuras celulares y la optimización en la toma de nutrientes que se obtiene con la aplicación de fitovacunas impactan directamente en el desarrollo del follaje.
Silao, Gto., a la derecha cultivo tratado con fitovacunas.

Las fitovacunas son medios de defensa cero residuos, totalmente biodegradables y totalmente inocuos a la entomofauna benéfica. En un programa de manejo integrado de enfermedades resultan una valiosa herramienta pues permite reducir el uso de distintos productos fungicidas y bactericidas.

    Deja una respuesta

    Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados.*